Se encuentra usted aquí

Programa de tratamientos

Tratamientos para una plantación en producción

Control de bacteriosis (Xanthomonas campestris)

1er. Tratamiento.

Al inicio de hinchado de yemas (varia según región y variedad)

HIDROXIDO DE COBRE ………12 Kg./ha. (producto comercial 50%)
MANCOZEB…………………….. 2,5 Kg./ha. (producto comercial 80%)

2º Tratamiento

A los 10 días del anterior

HIDROXIDO DE COBRE ………10 Kg./ha. (producto comercial 50%)
MANCOZEB ……………………. 2,5 Kg./ha.(producto comercial 80%)
MICLOBUTANIL ……………….. 50 gramos/ha. (producto comercial 12,5%)

3er. Tratamiento

Repetir el anterior (Nota: si coincide con la floración femenina se debe retrasar, si no hay mucha humedad o rebajar la dosis de cobre a la mitad)

4º Tratamiento y sucesivos

Continuar con Hidróxido de cobre a la misma dosis, y mancozeb.
No es preciso utilizar mas miclobutanil. Es un fungicida sistémico, útil para antracnosis. Con dos tratamientos debe bastar y lo podemos utilizar en el segundo y tercero o tercero y cuarto, si al aplicar el segundo hay muy poco desarrollo foliar. En zonas con pocas humedades en primavera, puede no ser necesario usar el miclobutanil. En todo caso si aparece la contaminación, un tratamiento acostumbra a detenerla.

El número de tratamientos de cobre a efectuar, depende de las humedades en primavera. En zonas secas pueden ser precisos tres o cuatro, llegando a seis o siete en zonas de elevada humedad matinal.

Utilizar dosis de cobre mas bajas es poco eficiente y favorece la aparición de cepas de bacterias resistentes.

Existen en el mercado, formulaciones de cobre diferentes al hidróxido, con poder penetrante o sistémico, que permiten dosis mas bajas. Precisan ser experimentadas porque la reducción de cobre por Ha. total en un año, es requisito para la producción ecológica.

Parece que hay resultados interesantes de la utilización de Fosetil-al (Aliette o equivalentes) a dosis de 3 Kg./ha., en dos tratamientos en junio, para reducir los problemas de bacteriosis en el año siguiente. En todo caso, este producto, utilizado en aspersión foliar o en riego por goteo (en este caso en otoño, antes de la caída de hojas) en eficaz para los problemas de phytophtora.
Debe tenerse en cuenta que este producto no puede ser mezclado con cobre, pues pierde su eficiencia.

Es frecuente en el nogal la deficiencia de micro-elementos, especialmente zinc. La aplicación de correctores, junto a los tratamientos, es aconsejable. Siempre es aconsejable un análisis foliar para determinar si hay alguna carencia en micronutrientes.

También es interesante la aplicación de productos estimulantes de la vegetación, generalmente derivados de algas (Kelpak, Vitanica, Kelp bio, etc.)

En zonas de humedades elevadas al final del verano, cada vez son mas frecuentes, los problemas de Botryosphaeria. Los tratamientos con Frontelis, Pristine, Luna Experience, Quadis, etc. son eficaces.

En cuanto a insecticidas, de manera general, es aconsejable un tratamiento (que acostumbra a ser suficiente) para el pulgón amarillo, durante el mes de mayo. Imidacloprid (confidor y equivalentes), es un producto de larga permanencia y eficacia.

El control de carpocapsa debe hacer según monitoreo, controlando el ciclo evolutivo. La aplicación de feromonas, con difusores, es muy eficaz si la plantación es aislada.

En muchas zonas, se presentan problemas de Ectoamyelois ceratoniae, una polilla del algarrobo. Tiene una generación muy tarde y se introduce en la nuez, incluso durante la recolección. Es difícilmente detectable, pero evoluciona en el interior del fruto. En la comercialización se confunde con carpocapsa. Precisa monitoreo para detectarla y tratamientos con insecticidas fosfóricos al final del período, cuando la carpocapsa ya no es problema.

EN TODOS LOS PRODUCTOS EMPLEADOS DEBE TENERSE EN CUENTA SU AUTORIZACIÓN, QUE EVOLUCIONA CONTINUAMENTE, Y LOS PLAZOS DE SEGURIDAD

Las plantas deben mojarse abundantemente. Mínimo 1.000 litros por ha. (mejor 1.500 litros). En plena vegetación el producto debe penetrar en el interior y alcanzar las parte altas, por lo que se requiere abundante caudal de aire y presión del aire elevada. Muchas máquinas no reúnen condiciones adecuadas. La velocidad no debe sobrepasar los 4 Km./hora. Para ello se requiere tractor muy potente o máquina arrastrada con motor que accione el ventilador.